Síguenos en: Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google + Síguenos en Google + Síguenos en Google +

viernes, 20 de marzo de 2015

A la embarazada asesinada a tiros le faltaban 6 días para tener su bebé


Nathaly Trujillo era madre de dos adolescentes. Motorizados que iban en un cortejo fúnebre le dispararon junto a su esposo y suegro en la autopista Valle-Coche

SANDRA GUERRERO / EL NACIONAL

La familia de Nathaly Trujillo, de 38 años de edad, asesinada el martes junto con su esposo por motorizados que iban en un cortejo fúnebre en la autopista Valle-Coche, dijo que la mujer que trabajaba como secretaria en el Ministerio de la Defensa, tenía todo listo para recibir a la niña que daría a luz el próximo lunes.

El nacimiento de la criatura fue frustrado por los tiros que recibió la madre cerca de la alcabala 3 de Fuerte Tiuna, cuando iba en una camioneta Ford pick up, conducida por su suegro. Madre e hija fallecieron.

Los disparos los hicieron seis hombres que tripulaban tres motos y que formaban parte de un cortejo fúnebre que iba al Cementerio General del Sur. Trujillo murió junto con su pareja Pedro Ramón Marapacuto Santander, de 38 años de edad. Su padre, Pedro Celestino Marapacuto Caricipe, de 64 años de edad, resultó herido y ya le dieron de alta.

Trujillo iba en el medio. Se dirigían al Hospitalito de Fuerte Tiuna para buscar la carta aval del seguro para que le realizaran cesárea. Además, se haría un examen de laboratorio que le faltaba. Tenía aproximadamente seis años prestando servicios en el Ministerio de la Defensa.

Padre e hijo, que trabajaban en una cooperativa de mantenimiento de vías para Fontur, habían desmalezado ese día la curva de Las Mayas. Los tres venían desde Ciudad Miranda, en Charallave, estado Miranda, donde vivía la pareja. En la bajada de Tazón un grupo de motorizados que escoltaba el cortejo fúnebre detuvo el tránsito para que pasara la caravana y le ordenó al conductor de la pick up que no se atravesara en la vía, pero el hombre continuó la marcha.

Los motorizados persiguieron la Ford, la interceptaron en la Valle-Coche y dispararon contra los tripulantes. La mayoría de los orificios de bala están del lado del asiento del copiloto.

La noticia. Adriana Pérez, prima de Trujillo, fue a la morgue de Bello Monte a hacer los trámites del retiro del cadáver. Dijo que la mujer tenía dos hijos, de 14 y 13 años de edad, de una relación anterior. Uno de los adolescentes fue quien recibió la noticia de la muerte de su madre cuando el suegro llamó a la familia. Explicó que el menor de los varones perdió el habla después de conocer lo ocurrido. Hace una semana familiares y amigas de Trujillo le habían hecho el baby shower.

“Cómo es posible que maten a una mujer embarazada. Dios quiera que se haga justicia. Ha sido un golpe duro para la familia. Estoy destrozada, no sé qué va a pasar”, expresó.

Motorizados sin control

Utilizar motos en cortejos fúnebres está prohibido en el Reglamento sobre el Uso y Circulación de Motocicletas aparecido en Gaceta Oficial en 2011, pero que aún no entra en vigencia. Ese fue uno de los puntos que alarmó al gremio de los motorizados y paralizó la aplicación de la norma.

Luis Salinas, presidente de la organización Motorizados por la Vida, afirmó que en enero y febrero pasado tuvieron reuniones con las autoridades del Instituto Nacional de Tránsito Terrestre para llegar a acuerdos en las disposiciones controversiales: “Los cortejos fúnebres se van a permitir con la condición de que no tranquen el tránsito y se hagan con vigilancia policial para guardar el orden y la disciplina”.

Estaba previsto un máximo de cuatro meses, después del fin de las discusiones, para llevar el documento a la AN y aprobar el nuevo reglamento. Salinas subrayó: “No debería pasar de junio. Sin embargo, el reglamento por sí solo no es suficiente. Las leyes existen, falta quien las haga cumplir”.


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI


Tu opinión vale mucho…