Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +

jueves, 16 de octubre de 2014

Muere estudiante universitaria en intento de asesinato de un taxista


Andrea Nava era estudiante del sexto semestre de Contaduría Pública. La mataron de cuatro tiros el martes. Su acompañante está estable. La madre de la víctima dijo a los medios que perdona a los asesinos de su hija. "Le quitaron la vida a un ser humano grandioso". La Policía aún investiga el caso

Por Luisana González / la Verdad

Ver Luego:
Implican a la banda el "Tren del Norte" en el crimen de la estudiante de contaduría

Los familiares de Andrea Paola Nava Atencio, de 28 años, ayer no dejaban de llorar su pérdida, frente a la morgue forense, mientras esperaban la entrega de su cuerpo. A la hermosa mujer de tez blanca, ojos azules y cabello negro la mataron a balazos el martes, a las 8.00 de la noche, cuando iba junto al taxista Ricardo Colón, quien le hacía una carrera. El hombre quedó herido y está estable. Carlos Alfonso, hermano de la estudiante de Contaduría Pública, con las mejillas humedecidas por lágrimas fue el primero en hablar. Recordó que su hermana salió de su casa, en Milagro Norte, a las 7.50 de la noche para la casa de una tía. Su esposo, Reny Fuenmayor, no tenía cómo transportarla y llamó a su amigo, Ricardo Colón, quien trabaja en la línea de taxis Popular para que le hiciera la carrerita.

El conductor la buscó y cuando iban a la altura de la urbanización Canta Claro, dos desconocidos a bordo de una motocicleta los interceptaron, dispararon al menos en 15 oportunidades contra el Malibú blanco, placa ADJ84V, donde se desplazaban. Todos los disparos los hicieron del lado del chofer, por lo que los detectives de la Policía científica presumen que buscaban al chofer. En el ataque la estudiante que iba de copiloto recibió cuatro balazos en sus costillas. Al transportista y amigo de la familia desde hace 14 años, solo lo impactaron dos proyectiles: uno se le incrustó en el brazo derecho y el otro en la espalda. Los pistoleros huyeron. Colón herido condujo unos metros más hasta llegar a la calle B del sector 18 de Octubre, donde al parecer vive su pareja para pedir auxilio. Su novia salió y al verlos heridos los llevó, con ayuda de unos vecinos, hasta la emergencia del Hospital Coromoto, donde los médicos certificaron el deceso de la estudiante. A Colón lo ingresaron al quirófano, le extrajeron las balas y se encuentra estable.

Se fue un "ángel"

A María Isabel de Nava, madre de la bella estudiante, la ahogaba el llanto. Balbuceando dijo: "Mi hija era una muchacha cristiana. Le quitaron la vida a alguien que tenía un futuro, un porvenir grandioso. Acabaron con una hermosa mujer y devastaron a una familia. Pero yo igual los perdono a pesar de que le arrebataron la vida a mi princesa".

Andrea era la menor de cuatro hermanos y le encantaba lo que estudiaba, la Contaduría. Era una buena esposa, hija y amiga. Sus parientes la describieron y coincidieron en que era una muchacha llena de alegría, honesta, amable, trabajadora y sobre todo emprendedora.

El funeral de la estudiante será en la capilla San José y la sepultaran hoy al mediodía en el cementerio Jardines La Chinita.

Investigación

Los detectives de la Policía científica aún no determinan el móvil del crimen, pero presumen que se pueda tratar de un robo o un crimen pasional. Las hipótesis no las descartan.

Una fuente indicó que esperan que a Ricardo Colón le den de alta para poderlo interrogar. "Él es clave para esclarecer el homicidio".

4 balas se incrustaron en el cuerpo de la estudiante y le quitaron la vida.

Andrea Paola Nava Atencio (28). Vivía en Milagro Norte junto a su esposo. Trabajó en Farmatodo durante siete años. Estudiaba el sexto semestre de Contaduría Pública y era la menor de cuatro hermanos.

Ver Luego:
Implican a la banda el "Tren del Norte" en el crimen de la estudiante de contaduría


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI


Tu opinión vale mucho…