Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +

miércoles, 29 de octubre de 2014

Suplicó a sus asaltantes dejarlo llevar a su esposa al hospital y se negaron


La pareja de la maestra Andreína Figueroa asegura que los ladrones los encerraron en su casa. Se pararon en la puerta a ver cómo moría su mujer. El día del crimen la víctima recibiría el título de TSU en Educación. Los ladrones acabaron con sus sueños de dos balazos. La familia quiere justicia

Por José Manuel Sánchez / Diario La Verdad

Dolor, furia e impotencia sienten los conocidos y parientes de Andreína Mercedes Figueroa Andrade, maestra de 28 años, a quien asesinaron el pasado lunes en la madrugada cuando tres ladrones intentaron entrar a su casa para robar una camioneta en el parcelamiento Los Domínguez, del sector El Níspero. En su funeral todos pedían justicia.

Los Figueroa desconocen cómo va la investigación. El único testigo del crimen fue el marido de la docente, y entre el ajetreo del sepelio y el velatorio se le olvidó preguntar a los detectives detalles policiales. Los vecinos aseguraron que los ladrones huyeron hacia el sector La Rinconada.

Tras disculparse con la prensa, el esposo de Andreína recordó con detalles lo ocurrido. "Estoy seguro que esperaban a que saliera para quitarme la camioneta", se lamentó. Al escuchar las detonaciones corrió hasta la sala y le preguntó a su esposa si la habían alcanzado las balas. "Ella me respondió que no. Luego nos fuimos a refugiar en el cuarto. Allí me miró y me dijo que le habían dado".

Con su mujer en brazos y los niños llorando volvió hasta la puerta y le pidió a los atracadores que lo dejaran salir, pero ellos no lo dejaban. "Les supliqué que me dejaran salir para llevar a mi esposa al hospital, pero ellos me decían que saliera para verme la cara y que le entregara las llaves".

Descaro

Entre lágrimas, el hombre comentó que en su desesperación les arrojó las llaves, luego esperó unos minutos. En ese momento llegaron sus cuñados, quienes lo ayudaron a doblar la puerta lo suficiente para poder salir de la casa. Casualmente una patrulla de la Policía regional pasaba por la calle 115 y vio la conmoción y se detuvo.

A la herida la trasladaron en la patrulla al Hospital Materno Raúl Leoni, mejor conocido como El Marite, donde remitieron a Figueroa al Hospital Universitario de Maracaibo, en el cual falleció luego de 20 minutos.

La víctima debía ir por su título de Técnico Superior Universitario en Educación Inicial el día del homicidio. Era la quinta de siete hermanos y la menor de las tres hembras, tenía dos niños, una de siete y otro de dos años.


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI


Tu opinión vale mucho…